Ludoteca Piruleta

blog

Nutrición adecuada en la infancia

DHA y EPA

Los alimentos tienen un impacto en nuestra salud de gran importancia, una alimentación inadecuada durante la infancia puede dar origen a diversos trastornos de origen crónico en la vida adulta. “Una nutrición adecuada, es esencial en la infancia temprana para asegurar un crecimiento saludable, la adecuada formación y función de los órganos en crecimiento, un sistema inmune competente y un desarrollo neurológico y cognitivo apropiado.” (Prado López, M. 2016)

El ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), son dos ácidos grasos poliinsaturados que pertenecen al grupo de las grasas omega-3.

La asociación española de pediatría nos hace referencia a que el acido docosahexaenoico (DHA) es un acido graso poliinsaturado, que tiene impacto sobre el desarrollo visual y neurológico. Así mismo los lípidos forman parte de la estructura de todos los tejidos y son indispensables para la formación de las membranas de nuestras células.

En un estudio reciente se demostró que los ácidos grasos poliinsaturados podrían generar mejoría significativa en el aprendizaje de tareas específicas y en aspectos como la memoria de trabajo, la resolución de problemas, la ejecución de tareas inhibitorias y el neurodesarrollo. En niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), se estima que el beneficio es mayor. Las fuentes de omega 3 son:

• Pescado y otros mariscos (especialmente pescados grasos de agua fría, como salmón, caballa, atún, arenques, y sardinas)

• Nueces y semillas (como semillas de linaza, de chía y nueces negras)

• Aceites de plantas (como aceite de la linaza, aceite de soja (soya) y aceite de canola)

• Alimentos fortificados (como ciertas marcas de huevos, yogurt, jugos, leche, bebidas de soja (soya) y fórmula infantil)

Se recomienda la ingesta de pescado azul mínimo dos veces por semana, las fuentes de productos de mar se deben asegurar que sean libres de mercurio y otros contaminantes, o en su defecto por suplementación.

Los primeros 3 años de vida van a ser cruciales. Durante estos años las personas adquirimos autonomía y dominio de las funciones motoras conscientes de nuestro organismo. Al estar en constante desarrollo se necesitan el aporte de nutrientes que ayuden en esta tarea.

Miguel Andrade